Declaración del Colegio de Bibliotecarios de Chile, ante situación actual del país

Estimados(as) Asociados(as):

Por especial encargo del presidente del CBC, Sr. Gabriel Díaz Morales, se adjunta Declaración Pública del Colegio de Bibliotecarios de Chile A.G. ante la situación del país.
Saludos cordiales,
Estimadas y estimados Colegas:
Esperando que cada uno de ustedes se encuentre bien, quiero escribirles para compartir la postura
y el accionar del Consejo del Colegio de Bibliotecarios de Chile durante estos días, donde hemos
sido testigos y parte de una movilización ciudadana que demanda justas mejoras para todos y cada
uno de quienes habitamos este país.
En primer lugar y tal como lo hemos manifestado en nuestras redes sociales, apoyamos con
convicción y fuerza toda manifestación pacífica y las demandas sociales que hay tras ellas, su vez
rechazamos con la misma energía los actos de vandalismo que vienen a destruir espacios que son
de común uso de todos; nos oponemos enérgicamente a cualquier forma de represión por parte del
Estado y todo tipo de violencia que atente contra la integridad de otro ser humano, causando la
pérdida de vidas y produciendo miedo en la población.
El Colegio de Bibliotecarios pertenece a la Federación de Colegios Profesionales Universitarios de
Chile, y en ese contexto hemos trabajado diariamente con los otros colegios haciéndonos parte
activa de las declaraciones públicas en conjunto; de igual manera hemos estado participando en las
manifestaciones, las cuales tenemos certeza son justas demandas de la ciudadanía. Por intermedio
de la Federación nos hemos hecho parte de las convocatorias que los diferentes grupos de
asociaciones han hecho. Apoyamos la idea que la Federación no podía dialogar con el gobierno
mientras no se levantara el estado de emergencia y el toque de queda, más aún cuando éstos han
sido utilizados como medios de represión, reconociendo fuertemente que el liderazgo proviene de
las asociaciones civiles de base, donde nosotros como profesionales nos unimos para apoyar sus
demandas.
Por otra parte, hemos mantenido informados a los presidentes de los Colegios de Bibliotecarios de
América Latina y el Caribe de la situación real que vive nuestro país, manifestando nuestra
preocupación por la manera que gran parte de los noticiarios de televisión abierta han comunicado
este movimiento y el riesgo de dejarse llevar por FakeNews (falsa noticias) que circulan en las redes
sociales, en este mismo contexto es que hemos apoyado las campañas para que el manejo de la
información sea claro y responsable.
Nos vimos enfrentados a la suspensión del segundo Coloquio sobre RDA en América Latina y el
Caribe, que estaba planificado para 21, 22 y 23 de octubre en la Biblioteca Nacional, lo que nos
conllevó además a brindar la contención y apoyo necesario a los colegas extranjeros que se
encontraban de visita en Chile para participar en esta actividad. Miembros de la directiva y el
consejo estuvieron constantemente en comunicación con ellos y acompañándolos presencialmente
mientras se efectuaban las gestiones necesarias para que pudieran retornar a sus países.
Lamentamos profundamente las muertes y asesinatos de nuestros compatriotas, cualquiera fuera
la circunstancia, y también lamentamos el daño que muchos han sufrido en su integridad física y
emocional. Nos parece que la fuerza desmedida es repudiable en todo aspecto, y estamos atentos
a los procesos que realicen los veedores internacionales de Derechos Humanos de la ONU en
nuestro país, pues no podemos permitir que las violaciones a los Derechos Humanos queden
impunes y no recaiga sobre quienes la cometieron toda la fuerza de la Ley.
Creemos que este despertar social, es efecto de una sociedad cansada de abusos, y lo vemos como
un despertar que nos permitirá construir una sociedad más justa y equitativa, menos desigual en la
medida que logremos levantar un dialogo pacífico, respetuoso y participativo.
Sabemos que las instituciones no cuentan con la credibilidad y el respaldo ciudadano, es por eso
que reiteramos que nuestro actuar es el ponernos a disposición de las mesas ciudadanas, para que
eso pueda ocurrir, debemos librar a nuestra patria de las ataduras del pasado, en la medida que el
país sea capaz de generar una nueva Constitución; que recoja el sentir más profundo de los
Chilenos, que garantice el derecho a una vida digna, a vivienda, salud, educación, cultura,
transporte, pensiones y a una sana distribución de la riqueza, que no se vea aglutinada en una
minoría que goce mezquinamente de sus gananciales.
Por lo que creemos que es necesario generar una instancia de participación y dialogo que recoja las
ideas y sueños de nuestro gremio, donde podamos plantear los temas que nos inquietan, tanto los
que afectan y cruzan a toda la sociedad y como los que son propios de nuestro ejercicio profesional:
estabilidad laboral, especialización, remuneraciones dignas, reconocimiento.
En estos días hemos estado conversando la posibilidad de convocar a ese espacio de dialogo,
estamos conscientes de las dificultades de traslado que tiene la ciudad en la actualidad y la justa
necesidad de poder participar cada uno de nosotros en las diversas manifestaciones o de las
instancias de reunión que son propias de nuestros trabajos y espacios vecinales. Queremos ser
enfáticos que este dialogo debe ser abierto y transversal, de asociados y no asociados, pero además
integrando plenamente a Técnicos y estudiantes, tal como lo manifestamos el día del Bibliotecario,
no podemos pretender generar diálogos en torno a nuestro ejercicio profesional, sin escuchar y
aprender de todos aquellos que hacen las bibliotecas en nuestro país; pero para lograrlo requerimos
manos que nos ayuden con la organización y la sistematización de este conversatorio, dado que el
rol del Colegio debe ser sólo como articulador, pues es la voz de los bibliotecarios la que debe
transcender por sobre la voz de la asociación; sólo de esa manera estaremos garantizando ser parte
un proceso realmente democrático que sea capaz de interpelar a la clase política y grupos de poder,
que nos permita desde nuestra realidad y conocimiento aportar a la construcción de este nuevo
Chile que tanto anhelamos.