FEDERACIÓN DE COLEGIOS PROFESIONALES SE REÚNE CON SENADOR HUENCHUMILLA PARA IMPULSAR LEY DEL SECTOR

La Presidenta de la Federación de Colegios Profesionales de Chile, Mónica Vargas Aguirre, acompañada por los titulares de los colegios de Enfermeras de Chile, de Psicólogos, de Trabajadores Sociales y de Bibliotecarios, junto al Presidente Metropolitano del Colegio de Químicos Farmacéuticos, se reunió con el Senador Francisco Huenchumilla con el propósito de conversar acerca de la Ley de Colegios Profesionales que se encuentra detenida en la Cámara de Diputados desde 2016.

Dicho cuerpo legal, cuya tramitación comenzó en 2009, busca recuperar para los colegios la tuición ética de quienes ejercen labores en calidad de profesionales, además busca que los directivos de las organizaciones que representan, gocen de fuero para la debida protección en el ejercicio de sus cargos,  y también participar de las definiciones en el campo de la formación profesional que hoy se encuentra totalmente desregulada.

No obstante haber quedado conformes por el compromiso de Huenchumilla de apoyar esta iniciativa legislativa, cuando llegue al senado, la sensación que quedó luego del encuentro fue que falta una mayor voluntad política para impulsar la ley de Colegios Profesionales y que habrá que realizar un arduo trabajo para materializarla,

Una primera tarea es lograr que en la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia de la Cámara de Diputados, que es donde se encuentra el proyecto en cuestión desde 2016, este sea puesto en tabla lo antes posible para así agilizar su tramitación.

Los Colegios Profesionales no han recuperado su carácter de Corporaciones de Derecho Público que les permitía regular la ética profesional. Tal carácter fue sustituido en 1981 por el de Asociaciones Gremiales, limitadas a acciones reivindicativas en favor de quienes se inscriben en ellas, sin poder normativo sobre el conjunto de los profesionales de una disciplina. Ese marco legal se mantiene hasta hoy.

Un pequeño avance se produjo en 2005, cuando se estableció que serían los Colegios las instituciones encargadas de regular la ética profesional. Sin embargo, la propia Carta Fundamental estableció un tratamiento diferenciado para profesionales colegiados y no colegiados. Se consagró así un mecanismo constitucional que debilita la acción normativa de los colegios.

En 2009, un proyecto de Ley buscó regular los preceptos constitucionales de 2005. Si bien este proyecto de ley sólo considera algunas profesiones susceptibles de ser reguladas y consagra el sistema de doble tribunal, es un avance hacia la recuperación del carácter de Corporación de Derecho Público.